FEMINISMO Y ANARQUISMO

Como una muestra del destacado protagonismo del feminismo dentro del anarquismo, reseño trazos biográficos de la vida de Emma Goldman. Como ella cientos, miles de mujeres fueron avanzadas en las luchas porque la mujer recupere su dignidad, libertad, igualdad, etc. No todas las que se han destacado se han definido como libertarias, pero esto es una cuestión menor, lo revolucionario es su aporte y legado dejado en pos de los cambios que este pérfido sistema, patriarcal, autoritario, misógino, depredador del género femenino, etc., necesita.

El mito Emma Goldman.

“En las últimas décadas se han dedicado a Emma Goldman numerosos escritos; se trata principalmente de estudios de carácter biográfico llenos de una profunda admiración por su apasionado activismo, su temperamento indomable, la audacia de sus empresas sobre control de la natalidad y el amor libre, el rigor de su lucha contra el reclutamiento militar y la guerra, el enorme precio pagado por sus ideas. A partir de ese enfoque la mayor parte de los autores ha seguido el camino trazado por la misma Emma Goldman en su autobiografía “Viviendo mi vida”(Living My Life), la heróica aventura de una mujer judía, inmigrada y anarquista que supo adherir su propia vida a sus propios ideales”.

“En raras ocasiones los estudios han puesto en discusión un mito que, sin embargo, ha oscurecido durante largo tiempo la complejidad y la radicalidad del pensamiento de Emma Goldman. La activista apasionada y rebelde han dejado en segundo plano a la pensadora. Carente de una verdadera creatividad intelectual, frecuentemente excluida tanto de los estudios generales sobre el anarquismo como de aquellos sobre feminismo, Emma ha sido descrita como una divulgadora de las teorías de los demás, en particular de Bakunin y de Kropotkin. “Ella no fue en absoluto una pensadora política y social relevante”. Este juicio expresado en 1961 por Richard Drinnon en Rebel in Paradise, se retomó constantemente en los años sucesivos. Al perpetuar una concepción consolidada en la historia del pensamiento político que contrapone la vida emocional y el pensamiento, la mayor parte de los estudiosos ha subestimado la contribución de la anarquista rusa en el plano teórico. Por lo tanto no sorprende que hayan sido sobre todo, las estudiosas feministas, con la convicción de que la experiencia existencial enriquece e ilumina el pensamiento, las primeras en considerar la filosofía política y social de Emma Goldman digna de atención. El renovado interés por sus escritos se manifestó a partir de los años setenta bajo el impulso del movimiento feminista, del levantamiento estudiantil y del movimiento contra la guerra. “en la era del haz el amor, no la guerra” -recuerda Candance Falk – mis coetaneas y yo devorábamos “Living My Life”, como si se hubiera escrito para nosotras”.

“La certeza de que las desigualdades entre los géneros se resolverían con la instauración de un nuevo orden social, era pues, difusa entre los compañeros de las feministas anarquistas que debieron enfrentarse primero que nada al menosprecio, la indiferencia y a veces la hostilidad de los hombres con los cuales trabajaban hombro a hombro. Así Emma Goldman, recordando su experiencia como obstetra en los barrios más pobres, escribía a Max Nettlau el 2 de febrero de 1935:

– La condición femenina me toca profundamente. He visto muchas tragedias en las relaciones entre hombres y mujeres; he visto demasiados cuerpos devastados y espíritus destruídos por la esclavitud sexual de la mujer por no sentir con profundidad la importancia de la cuestión o por no expresar mi indignación hacia el comportamiento de la mayor parte de ustedes, estimados señores -”.

Emma Goldman considerada enemiga nº 1 por el FBI.

Le prodigan la fama de ser “la mujer más peligrosa de América”.

El 1º de mayo de 1886 participa junto a los obreros de la fábrica Mc Cormick en una huelga por las 8 horas.

Por participar en un congreso anarquista celebrado en Pittsburgh. Posteriormente alrededor de 1892 fue detenida por defender el derecho de la mujer a disfrutar del sexo y el uso de anticonceptivos. Apoya la causa homosexual.

Estuvo en prisión desde 1893 hasta 1894.

Reseñas extraídas de escritos de Bruna Bianchi publicados el 8 de enero de 2017.

Hacer feminista.

El sometimiento por el cual ha sido víctima la mujer, la feminidad, su concepción de género data de la noche de los tiempos. Con un protagonismo revolucionario a partir de la década de los 60.

Desde hace muchos años el ideario libertario lucha también por la emancipación del ser humano y por consiguiente junto a la mujer como ser sometido.

Sería una deformación afirmar que el anarquismo es feminista o que el feminismo es anarquista. La simbiosis va mucho más allá de los postulados. Especialmente la mujer dentro del anarquismo reinvindicó su igualdad ante los privilegios. Porque los varones, aunque se consideren libertarios, cuentan con toda la carga que el autoritarismo educativo – social – comportamental en el que han crecido, donde muchas veces su madre ha sido la difusora ideológica. La cual ha educado bajo esos preceptos machistas.

Los numerosos conflictos a lo largo de la historia, donde la mujer ha combatido y luchado en los numerosos escenarios en el planeta, dan cuenta de su igualdad ante los requerimientos por más que estos sean de los más crueles y sanguinarios. Digno ejemplo reciente es el protagonismo de las mujeres que combaten al ISIS en Rojava, Kurdistan.

Las pautas bajo las que se ha sustentado el autoritarismo a la mujer, han sido el sometimiento,el cuál requería de acatamiento, porque para que se produzca el sometimiento debe corresponderle el acatamiento (generalmente coercitivos). Esto ha sido difundido hasta la extenuación, por todos los medios invasivos: social – religioso – laboral, etc.,en forma de estereotipos, códigos de comportamientos unidos al género, etc. Llegan a formar casi parte del ADN femenino. Esto da a entender lo difícil que han sido las etapas libertadoras de la mujer, lo importante, y revolucionarias que le siguen resultando en nuestros días, sus luchas.

Las luchas de las mujeres a nuestros días, integradas en un global movimiento feminista empoderado ,actúa como punta de lanza de las principales reivindicaciones contra el sistema autoritario, usando en su contra los medios machistas y el fascismo global, batalla en franca guerra para intentar desideologizar los avances liberadores y dignificadores en el hacer feminista.

Protagonismo que tiene el feminismo en el proceso transformador social y global.

Logros,condicionantes, retos:

1) Posiblemente el medular sea el asumir su condición de sometida, su situación y su conciencia de cambio. Este condicionante a partir de la década de los 60, en el movimiento feminista ha tenido unos avances revolucionarios.

Si pretendiéramos trazar una linea de recorrido de los avances, ésta sería sinuosa y junto a un conglomerado de pequeños o grandes avances en el vivir cotidiano de la mujer: la píldora anticonceptiva, igualdad frente al varón, nuevas actitudes educativas en los roles sociales. Nuevos posicionamientos contra la violencia de género, igualdad de derechos en lo laboral, soltura ante el encorcetamiento, relaciones sexuales más libres, etc.

2) Si existe un trazado común en todas las luchas feministas, este es el anti autoritarismo. Este proceso de rebelión conduce necesariamente, entre múltiples avances, a una mayor democratización de la sociedades.

Los avances antiautoritarios incorporan al feminismo a nuevos escenarios de actuación. Lleva a la mujer a ocupar un espacio social acorde a su condición de persona libre, como cualquier individuo más allá de su condición social, su rol de genero, transgrediendo preceptos religiosos, etc.

3) Influir en la democratización de los estamentos sociales desde la inclusión del “género”. La presencia de la mujer en el tejido orgánico social, ha incorporado una nueva manera de “hacer”, en los conflictos. Gestionando de otra manera los recursos, (“nos preocupamos de los detalles”. Manuela Carmena). Bregar por los acuerdos de consenso (rechazando la testosterona).

4) Revitalizar el ecologismo y pacifismo.

Las reivindicaciones del ecologismo son parte del feminismo, con su apuesta por la “vida”(tan consustancial a la condición femenina), en las transformaciones en el planeta, sumándose a la consigna “otro mundo mejor es posible”.

Un proceso de transformación social profundo, no se puede observar en una o dos generaciones, esta visión (superando nuestras angustias existenciales de vivenciar los cambios, solo vivimos más o menos 50 años activamente), se nos presenta con sus tiempos, avances, retrocesos, superación de postulados doctrinales ideológicos que van quedando inservibles, en definitiva incorporar los nuevos tiempos, que en el espectro social, transcurren muy rápido. Lo que nos obliga a leer muy rápidamente el devenir de los procesos y valorar también muy rápido si nos orientamos a los cambios utópicos o nos apartamos del camino, hipotecando los esfuerzos.

Nuevos tiempos en las luchas sociales: incorporación de nuevos actores en los procesos de cambio, feminismo, pacifismo, pueblos originarios, nuevos posicionamientos en organizaciones surgidas de las luchas.

En este contexto se ubica la sororidad, como participe y cómplice en la defensa del feminismo.

Auténtico torpedo en la linea de flotación del fascismo global, el autoritarismo transmutado en patriarcado, las rígidas pautas religiosas, las relaciones libres en general, en las cuales la mujer dispone de su cuerpo.

Los nuevos actores en las luchas sociales (participadas en igualdad por varones y mujeres) rebasando las estrategias metodológicas ,que emplean los cuerpos represivos del autoritarismo fascista, nos muestra los cambios reseñados

Lo observamos en las luchas de Chile donde los carabineros recurren entre métodos de asesinatos a disparar a los ojos a los participantes. O en Bolivia donde más allá de las represivas matanzas, emplean verdaderos métodos fascistas de ataques a mujeres, quemando viviendas, etc. Donde la mujer sigue teniendo un protagonismo destacado por el solo hecho de serlo y recibir todos los ataques del estereotipo machista.

He manifestado que un cambio profundo en las transformaciones sociales, debe ir complementado con un cambio en las relaciones laborales, extinción de la explotación de unos individuos por otros.

En definitiva la lucha de clases sociales y la extinción de las mismas, siguen siendo determinantes.

En estos parámetros ubicar la incorporación de transversalidad en las luchas del feminismo puede, parecer una desviación de los objetivos de cambio profundo del pérfido sistema.

Pero como apuntaba anteriormente, la incorporación de nuevos actores combativos da sentido al feminismo, aunque se manifiesta transversal en la condición social de los integrantes.

Los objetivos del feminismo global traspasan los parámetros de las luchas de clase, para

incorporarse en “otro mundo mejor es posible”.

Reto: violencia de género.

Como en tantos retos ,en los conflictos sociales son los actores implicados los que deben encarar la superación de los mismos.

En la violencia de género es el feminismo al que le corresponde asumir y liderar las soluciones a los conflictos violentos de género con los hombres. Por supuesto los varones que nos sentimos parte de sus luchas y solidarios con sus derechos, tenemos que estar codo con codo junto a las que son nuestras compañeras de lucha.

En relación al tema opino, que la violencia de género es un conflicto político (social, no de poder), por lo tanto la aproximación al abordaje, tiene que implicar a muchos actores: educativos – judiciales – asistenciales y demás.

En la actualidad se aborda prácticamente desde lo judicial y policial. El fracaso es patente: se siguen asesinando mujeres y “las manadas” (cada vez más jóvenes) siguen campando.

Dificultades y aproximaciones a la eliminación de la violencia contra las mujeres.

– fracaso de las políticas mayormente respaldadas por medidas judiciales y policiales, hasta ahora han fracasado como la COP 25, en ambas faltan actores partícipes de los conflictos.

– el fascismo a través de sus plataformas mediáticas le posibilita el acceder a representaciones parlamentarias y la complicidad con la curia, reaccionaria de la Iglesia católica, hace campaña para confundir, manifestando que existe “violencia doméstica”. Reforzadas por el obispo Cañizares (2º en el orden jerárquico del episcopado Español) en su cruzada contra la “ideología de género”.

Es evidente que el conflicto es complejo en sus resoluciones, pero el feminismo tiene recursos de sobra para abordar las resoluciones. Es su condición de transversal lo que le posibilitara incidir en este conflicto terrorífico para la condición femenina.

………………………………………………………………………………………………………

Escrito que es parte del libro “ANARQUISMO HOY”

En elaboración.

www.horacio-suarez.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *