ME DUELE NICARAGUA

El regreso, desde Nicaragua de una compañera de los años 70 en Córdoba – Argentina, como exiliada me ha conectado con una realidad compartida, que pesa desde hace años en nuestras conciencias, pero que al actualizar datos incorporados por ella , pone cara, pesar, dolor, sufrimiento, abatimiento de un pueblo desilusionado,que combativamente se libró de un dictador tan nocivo como Somoza, para estar nuevamente sometido por el régimen del dictador Ortega y su mujer; posiblemente más humanicida que el anterior, por las características fascistas, ideológicas, policíacas, delatoras, represoras, racista, etc.

Se da la circunstancia, que la compañera que ahora es exiliada de un régimen fascista, combatió en los 70 contra los militares en Argentina. Encarcelada y torturada fue opcionada después de varios años detenida. Desde el 81 se suma a la lucha en Nicaragua, siendo destacada figura militante libertaria dentro del feminismo por la dignificación de la mujer. Esta síntesis realista muestra:

las venas abiertas de América Latina”.

Orígenes.

Si revisamos sucintamente las últimas décadas de la historia de Nicaragua, encontramos que tiene características comunes con otras experiencias insurreccionales que se produjeron en distintos países de la zona. Podemos casi esquematizarlo: ante los deterioros sociales, las lacerantes diferencias de clase, reivindicaciones sociales originan procesos de rebelión,y son respondidos con represión; numerosas dictaduras militares y civiles lo avalan .

El protagonismo lo llevan las clases populares. Surgen en cada lugar, genéricamente, vanguardias que se presentan como auténticas izquierdas revolucionarias, o salvadores evangélicos de nuevo cuño, muy facciosos todos ellos. A poco andar se encaraman en los procesos, no ahorrando medios para someterlos y reprimir.

El caso del actual dictador Ortega y su esposa, no difiere del esquema descripto. Comprobamos la inescrupulosidad para encaramarse en los procesos sociales, desde la revolución Sandinista, su obsesión por la acaparación (a cualquier precio) de estamentos dirigentes, donde le permitieran controlar las decisiones. Las cuales revelan las consecuencias que un sátrapa del poder, acceda sin ningún impedimento democrático, a dirigir los destinos de millones de personas.

Analizar desde una metodología libertaria, el actual proceso en Nicaragua y su deterioro social, exige leer lo sucedido, sus contradicciones, las causas de su fracaso (porque es un fracaso en toda regla como proyecto social). Eliminar en la lectura toda aplicación de dogmas y verdades reveladas, pragmatismos, absolutismos, etc., muy proclives en los análisis con metodologías marxistas y otras autoritarias sesgadas que condicionan desde el principio las conclusiones que se quieren

dilucidar analíticamente :

– detectar que se han traicionado las aspiraciones populares de cambio social, mediante todo tipo de argucias políticas, desde la coptación de los procesos por élites de la pequeña-burguesía intelectual de cada lugar.

– ausencia de una auténtica organización social desde la base, con postulados democráticos, que actúen como un muro de contención en defensa de las libertades, eliminando o controlando las decisiones jerárquicas.

Consecuencias de los procesos autoritarios en el devenir social, sin control democrático de las decisiones transcendentales.

Desde distintos sectores de la autodenominada izquierda, existe una mirada “compasiva y justificativa” de estos aconteceres como el de Nicaragua ,desconociendo las consecuencias:

a) democraduras mutadas a fascismos 2.0

b) retrocesos en las ilusiones colectivas de cambio del pueblo.

c) caótico generador de exilios e intolerancias.

d) provocador de pobrezas: alimentarias, educativas, culturales, etc.

e) denigrador de identidades nacionales mediante falsos patriotismos.

f) refugiándose en el catolicismo clerical, colaboran en la destrucción del vínculo familiar.

Intento superador

La situación social en Nicaragua de extrema gravedad humana, caótica en libertades afecta a miles de personas, demanda para concebir un intento superador, con análisis de aproximación a la realidad que debe tener un viso de humildad, no se puede partir de certezas en un escenario tremendamente complejo plagado de contradicciones. Si se admite una certeza esta debe ser:

no repetir los errores del pasado .

Los errores demuestran que la o las metodologías que se empleen para ir conformando un nuevo tejido social : son transcendentales.

Nuevos intentos organizativos deben contar con la mayor participación popular ,a su vez esta participación debe estar encauzada en formas democráticas de decisión. Estos nuevos intentos nacerán de la necesidades de agrupamiento, en defensa de las libertades y luchas contra las represiones con las que necesariamente responde el régimen opresor.

Si una nueva experiencia de transformación social se estructura como la revolución Sandinista, está abocada desde el vamos al fracaso. Surgirán nuevos jerifaldes que se encaramarán al frente del proceso.

Las nuevas experiencias orgánicas que se den para superar las actuales circunstancias, con prácticas organizativas ,deben contar con postulados exigentes en la estructuración democrática.

Las denominaciones de orientación que se den a estos nuevos intentos, no tienen mayor trascendencia, pero el ideario libertario cuenta con principios organizativos que son coherentes para evitar intentos jerarquizados, que malogren las aspiraciones legítimas de cambio de las multitudes, en las nuevas organizaciones.

Los principios libertarios son una garantía, para que los procesos movilizadores como la revolución Sandinista y otros tantos, no sean finalmente traicionados por reaccionarios ,pequeños burgueses ,hijos de un sistema que los ha formado para controlar, dominar a cualquier precio, grandes experiencias de cambios sociales y convertirlas en satélites del fascismo global.

Dificultades

– generar nuevamente ilusión ,con la verdad de la situación ,para evitar nuevos regímenes facciosos.

– recomponer el tejido social para que esté empoderado por los destinatarios del ordenamiento social, y que no sea como sucede en la actualidad ,que un corporativismo faccioso retroalimente el actual sistema represivo.

En esta línea podríamos enumerar infinidad de dificultades,pero no existe impedimento posible que frene a un pueblo en busca de su libertad.

Si en la condición humana es consustancial la rebeldía y su aspiración de libertad, esta endemoniada situación de Nicaragua que ha creado el fascismo 2.0, es rebatible y superable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *